El Pueblo Blog

El Pueblo is an active, vital organization helping immigrant communities along the Mississippi Gulf Coast. This blog is where we write what's on our mind, what we're doing, or anything else that we think you'd be interested in knowing about our organization's current activities.

El Pueblo Blog

William J. Bratton está jubilándose como jefe del Departamento de Po-licía de Los Ángeles después de casi 40 años en la agencia del orden público, incluso servicio como Comisionado de Policía de Boston y de Nueva York. Estas tres ciudades grandes tienen unas de las poblaciones étnicamente más diversas de la nación. ¿Qué ha descubierto el Jefe Bratton de su experiencia vasta en la agencia del orden público?

 

Según un artículo de opinión publicado en The Los Angeles Times el 27 de octubre, “Criminales son los benefactores más grandes cuando inmigrantes teman a la policía. No podemos esclarecer delitos que no se denuncia porque los víctimas tienen miedo de presentarse ante de la policía.” Según el Jefe Bratton, ésta es una razón que el LAPD ha rehusado de participar en un programa controvertido de la agencia del orden público conocido como 287(g). El programa les da a las agencias municipales del orden público las fuerzas de agentes federales de inmigración por inscribir en acuerdos con Immigration and Customs Enforcement (ICE) de Homeland Security. “Mis agentes no pueden prevenir o esclarecer delitos si víctimas o testigos no están dispuestos de hablar con no-sotros por temor a ser deportados,” dice Bratton.

Pero ésta no es la única razón. “Todos nosotros tenemos interés en ayudarles a nuestros jóvenes a desarrollarse en adultos saludables y respetuosos de la ley,” dice Bratton. “Engendrando temor y desconfianza de la autoridad entre unos de nuestros jóvenes podría aumentar tasas de delincuencia, violencia y desordenes mientras estos niños se hacen mayor en adolescentes y adultos miedosos y desconfiados.” Es importante recordarse que muchos de estos niños son ciudadanos de EE.UU.

A veces cuando hablo sobre este asunto, la cuestión se levanta, “¿Por qué no deberían temer los indocumentados a la policía? ¡Son criminales ellos mismos!” Esto es lo que dicen implacablemente los opositores de la reforma de inmigración, pero no es exactamente la verdad. La vasta mayoría de los extranjeros indocumentados en EE.UU. no han cometido ningún crimen, aunque entraron en el país sin autorización. Cruzando la frontera de EE.UU. sin autorización no es un crimen; es un delito menor de tipo violación del código civil (no penal). No supone ni multa ni condena. Vistas para averiguar si un extranjero ha violado esta ley no se llevan a cabo en los tribunales federales, sino en los procedimientos de un juez administrativo quien está bajo la autoridad de Executive Office of Immigration Review. La única pena es la deportación, aunque el extranjero actualmente pudiera estar detenido mientras espera su vista. Por supuesto hay violaciones de inmigración más serias que suponen penas más duras, pero el mero hecho de haber entrado en el país sin permiso no es entre ellas. Lo mismo se puede ser dicho de ellos quienes quedan más de su visa no-inmigrante. Una pudiera compararlo a manejando un auto sin licencia de conducir. No le hace un criminal.

Así, cuando el jefe del LAPD dice que criminales se benefician con el temor de la policía que tienen algunos víctimas y testigos, él sabe que estos víctimas y testigos NO son criminales, sino que gente que son generalmente respetuosa de la ley quien se arriesga deportación si reporta crímenes reales y muy graves contra ellos mis-mos a la policía. Esto conduce a una explo-tación vergonzosa de una comunidad vulnerable. La esposa indocumentada de un ciudadano de EE.UU. se puede ser maltratada con impunidad porque él sabe que ella tiene miedo de la policía. Trabajadores indocumentados le han robado de su sueldo por sus empleadores quienes les amenazan con llamar a las autoridades de inmigración si alguien se queja. Trabajadores quienes entraron en el país legalmente con visas de trabajo temporal se están detenidos en esclavitud virtual por empleadores inescrupulosos porque hasta ellos quienes están legalmente presentes se pueden ser amenazar con deportación. Matones dan una paliza y roban a los trabajadores inmigrantes en el día de paga porque saben que ellos no les reportarán a la policía quien es igual interesada en deportándole al víctima como arrestándole al criminal.

Hasta la Policía de Tráfico de Mississippi (Mississippi Highway Patrol) está tan preocupada por hacer cumplir la ley de inmigración que no expedirá licencias de conducir a muchos inmigrantes quienes cumplen las provisiones de la ley estatal. Según la ley, los extranjeros deben demostrar su identidad, su edad, y no deben estar ilícitamente presentes. Pero la Highway Patrol va aún más lejos. Solamente expedirá una licencia de conducir a ciudadanos, residentes legales permanentes y personas con una visa y permisos de entrada que son válidos por 6 meses en la futura. Su falta de conocimiento sobre las muchas maneras que un inmigrante puede “no estar ilícitamente presente” les permite renegar licencias de conducir a muchas personas que cumplen los requisitos de la ley. Cuando hemos intentado informarles de este hecho, se aclara que su problema verdadero es la idea que la mayoría de inmigrantes son criminales.

 

Es la hora que dejamos de estereotipar de los indocumentados como criminales. Es la hora que dejamos de encargar del policía local y estatal con hacer cumplir la ley de inmigración.

для меня очень актуальноиммиграция в швейцариютолько быстро

Contributors

Log In

Tags


Девушка познакомится с парнем для секса